lunes, 11 de febrero de 2013

El mundo se derrumba y yo monto un nuevo blog


El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos. La crisis económica devasta Europa, el mundo capitalista en su conjunto se tambalea hacia el abismo, el islámico se debate entre la libertad y el oscurantismo político y religioso en medio de luchas sectarias milenarias, guerras de rapiña y regímenes insoportablemente despóticos y nuestro país se hunde cada día más en la podredumbre de la miseria, la explotación, la injusticia y la corrupción.
Así que, ¿qué mejor momento para ponerse a escribir?
Las épocas de rupturas históricas, convulsiones sociales y cataclismos han dado a la literatura sus momentos más brillantes: Platón y Aristóteles vivieron el hundimiento de la democracia y la libertad de Atenas, Agustín de Hipona, la caída del imperio romano, el Siglo de Oro español, la decadencia del nuestro, y entre las dos mayores atrocidades bélicas que ha conocido hasta ahora la Humanidad, florecieron las vanguardias.
Entre tanto, en Suiza, ¿cuál fue el resultado de quinientos años de paz, democracia y prosperidad? El reloj de cuco.
Como decía William Blake:
algunos han nacido para el dulce placer,
algunos han nacido para la noche infinita.
Con la literatura pasa lo mismo: algunas obras se nutren de la luz y la felicidad. No muchas, es cierto. Otras, la mayoría, se alimentan, como los vampiros, de las miserias de los hombres.
Por desgracia, al escritor no le corresponde solamente ser cronista, con mayor o menor fortuna, de su época. Le toca también vivirla. Sufrirla.
Este blog nace de varias necesidades: la de intentar explicar el mundo que rodea al autor y la de compartir, rebatir y debatir esa explicación, y confrontarla con otras explicaciones.
Pero sobre todo nace del sufrimiento, la desolación, el vacío y, por qué no, aunque tibia, la esperanza.
Que ustedes lo disfruten.   

2 comentarios:

  1. Y nosotros que lo veamos. Te seguiremos con atención.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar